• Home
  • EN CÁMARAS FRIGORÍFICAS

USO DE OZONO EN CÁMARAS FRIGORÍFICAS

 Desde hace muchos años se viene recomendando, la utilización de ozono como medida higiénica de seguridad, en los depósitos refrigerados de alimentos perecederos,  cámaras frigoríficas de empacadoras de pescados y mariscos, de hoteles, supermercados, buques, restaurantes, transportes refrigerados, etc.

.Los objetivos esenciales de la ozonización en la conservación de alimentos son:

.

•    La asepsia en los locales de manipulación, conservación y distribución de alimentos.

•    La disminución de las pérdidas de peso de los alimentos durante su almacenaje.

•    La desodorización absoluta de los locales y supresión de la transmisión de olores de unos alimentos a otros.

•    La seguridad de mantener los alimentos en estado óptimo durante más tiempo de almacenaje.

En lo que se refiere al primer objetivo, el ozono  activo asegura la destrucción de los numerosos microorganismos, que se encuentran en la superficie de los productos alimenticios, antes de introducirlos en las cámaras frigoríficas.

Esta contaminación por gérmenes nocivos empieza inexorablemente al iniciarse las operaciones de manipulado y transporte. Manteniendo la cámara en las condiciones más asépticas posibles, se dificulta en gran medida el riesgo de contagio de unas piezas a otras, dentro de la misma cámara.

En cuanto a la disminución en mermas de peso, éstas se producen por las pérdidas de agua, fruto  de la descomposición microbiana sobre los tejidos tanto animales como vegetales. Al paralizar el desarrollo de los microbios, las pérdidas de peso se disminuyen hasta en un 75%.

La desodorización de este tipo de locales se consigue gracias a la capacidad del ozono para oxidar la materia orgánica proveniente de los alimentos que causan olores desagradables bien conocidos por todos.

.

El ozono contribuye a mantener los alimentos frescos y en óptimo estado por más tiempo ya que al eliminar los contaminantes, neutraliza en gran medida el proceso de  descomposición durante su almacenaje.

Debido a su amplio espectro antimicrobiano, el ozono es capaz de destruir tanto bacterias, como virus, hongos e incluso formas de resistencia como las esporas.Al ser destruido todo germen periférico, mediante el ozono, los alimentos como carnes, pescados, pollos, huevos, lácteos, vegetales, frutas, hortalizas, etc., se conservan perfectamente y, al salir de las cámaras de frío, son muchísimo más aptas  para soportar ulteriores manipulaciones.

La acción del ozono es siempre permanente. Recordemos que, después de realizar su misión bactericida y desodorizante, se convierte nuevamente en oxígeno al mismo tiempo que permanece a modo de guardián, destruyendo cualquier nuevo foco de contaminación procedente del exterior de la cámara de fr