OZONOTERAPIA

El Dr. D'autrec afirmó: "La Ozonoterapia tiene posibilidades ilimitadas en la salud, pero se le rodea de silencio por el solo hecho de que cura sin medicinas".

La Ozonoterapia está basada en los efectos benéficos del ozono en el organismo que son muy variados y provechosos. El ozono es el mejor antioxidante e inmuno modulador, estimula a los glóbulos blancos, lo que mejora el sistema inmunológico del

.organismo ante agresiones externas como las infecciones, y la detección de células mutágenas que pueden producir cáncer o enfermedades autoinmunes; además a nivel de los glóbulos rojos se incrementa la liberación de oxígeno generando un mayor transporte de oxígeno a las células, mejorando la función celular y la circulación sanguínea; y también es un poderoso germicida: elimina gérmenes, virus, bacterias, esporas y hongos.

La ozonoterapia es natural, no tiene efectos secundarios, ni se contrapone con otros tratamientos médicos.

La Ozonoterapia se utiliza con mayor frecuencia en las situaciones en que la medicina alopática no logra los efectos deseados. En el caso de pacientes con enfermedades crónicas  que hacen peligrar su vida o de algunos de sus miembros, como gangrenas, úlceras, así como también infecciones generalizadas y problemas circulatorios.

.

.

Sirve para aplicar en pacientes con distintas patologías: diabetes, hígado graso, cirrosis, hepatitis, cancer, leucemia, Alzheimer, Parkinson, artritis, artrosis, bursitis, fibromialgias reumáticas, osteomielitis, varices, tromboflebitis, hemorroides, colon irritable, infecciones genitales, psoriasis, herpes simple y soster, fisuras y fístulas anales.

En el campo de la estética el ozono es el mejor regenerador celular, rejuvenece, atenua arrugas y líneas de expresión, elimina radicales libres,es óptimo para acne, obesidad, lastimaduras, quemaduras, úlcera diabética, gangrena y hongos. Fortalece los foliculos pilosos, evita la caída del cebello, nutre el cuero cabelludo para que crezca el cabello que normalmente perdemos, evitando la calvicie.

El ozono activa la circulación sanguínea en todo el cuerpo, aportando oxigeno, desintoxica el hígado, páncreas, vesícula biliar, riñones, reduce los cálculos renales, los niveles de colesterol y ácido úrico, eliminando los componentes sólidos de la sangre.
Se puede aplicar en forma local, en el tronco del cuerpo, mediante una campana de vidrio, en las extremidades, con una funda plástica, en la cabeza, con un gorro plástico y se puede inyectar vía subcutánea, intramuscular, intraarterial, intraarticular y endovenosa. La insuflación rectal y vaginal se hace por medio de una sonda fina como si fuera un enema. La hidroterapia de colon se realiza aplicando un lavado con agua ozonizada con un rigador, elimina impurezas el colón e intestinos y remueve las heces retenidas.

El ozono al entrar en contacto con el organismo produce cambios químicos terapéuticos, y cura porque mejora el metabolismo en forma integral.
Al entrar en la sangre reacciona con los ácidos grasos insaturados convirtiéndolos en ozónidos y luego en peróxidos. El hierro de la sangre actúa como catalítico. Esta reacción hace que la hemoglobina libere oxígeno adicional en el torrente sanguíneo, se comprueba por el leve aumento de la presión arterial y el descenso de la presión venosa.
El ozono también tiene un efecto vacuna, por cuanto fragmentos de virus, parcialmente destruidos, pueden funcionar como estímulo en la producción de anticuerpos. Además, como el ozono induce a una mayor agresividad de los leucocitos, hace que los virus sean atacados más rápidamente y con mayor fuerza. También actúa como antitóxico, sin destruir los tejidos. Y por último, el ozono no puede ser inactivado por sistemas enzimáticos y por eso actúa sobre cualquier tipo de agresor.

BENEFICIOS DE LA OZONOTERAPIA

La ozonoterapia posee un amplio campo de aplicación en varias especialidades médicas, es óptima para aplicarla a personas saludables y para curar muchas  enfermedades, además de poder ser tratadas otras afecciones relacionadas con procesos degenerativos biológicos, a adultos mayores o a pacientes con enfermedades crónicas, mejorándoles su calidad de vida.
El ozono  es un gran revitalizante, estimula la glicolisis (aprovechamiento de los azúcares), que constituyen la fuente principal de energía para las células, reduce los niveles de lípidos de la sangre, aumenta el rendimiento corporal, mejora las funciones de todos los órganos por lo que debe ser aplicado a deportistas, a personas sanas, o que por su actividad diaria tienen estrés y/o mucho desgaste mental y/o físico.
El ozono es el mejor regenerador celular, regenera las células de todos los órganos del cuerpo, rejuvenece, atenúa las arrugas, elimina hongos de la cabeza, manos y pies, cura todas las enfermedades de la epidermis, inclusive herpes y soriasis, cicatriza llagas, quemaduras, úlceras diabéticas, fisuras y fístulas anales, nutre el cuero cabelludo, fortalece los folículos pilosos, evita la caída del cabello y la calvicie.
Mejora la circulación por su efecto oxigenante, aumenta la capacidad de la sangre para  transportar mayor cantidad de oxígeno a los tejidos, mejorando las funciones celulares.

El efecto de la mayor transferencia de oxígeno a los tejidos, durante el paso de los glóbulos rojos, cuya membrana también se hace más flexible a través de los micro vasos capilares puede comprobarse por la evidente disminución de la presión venosa.

Los glóbulos rojos circulan en la sangre en forma de pilas de moneda, lo que dificulta su paso por los pequeños micro vasos y el ozono al actuar sobre los mismos produce una desagregación eritrocitaria, lo cual permite que puedan penetrar en los vasos afectados, de menor diámetro, y de esta forma garantizar la mejor oxigenación de los tejidos.

Se ha considerado también su acción antiagregante plaquetaria, observada in vitro en pacientes portadores de arteriosclerosis y posteriormente en suero de pacientes con enfermedades vasculares que recibieron ozonoterapia.

Efecto anti Radicales Libres: (anti degenerativo y anti envejecimiento) la ozonoterapia cuando se administra correctamente es capaz de revitalizar y estimular sistemas enzimáticos que actúan protegiendo al organismo contra las perjudiciales oxidaciones que son producidas por los oxidantes y los radicales libres, mediante la protección de sus propios sistemas enzimáticos protectores como la Glutatión Peróxidasa, Glutatión Reductasa, Catalasa, Superxido Dismutasa.
Los radicales libres  constituyen moléculas inestables, que han perdido un electrón, lo que hace que reaccionen fácilmente con otras sustancias, desorganizando a las moléculas biológicamente estables que a su vez se transforman en "radicales libres" y así sucesivamente van produciendo una reacción en cadena, originándose lesiones en la membrana celular que aceleran el proceso de envejecimiento y así promueven la aparición de enfermedades degenerativas como la arteriosclerosis al producir daño en las paredes arteriales que facilitan la formación de placas de ateromas, dando posteriormente origen a accidentes basculo cerebrales y cardiacos.

El ozono  es capaz de mejorar el sistema inmunológico en pacientes con inmuno depresión o de modular las funciones inmunológicas exacerbadas que producen las enfermedades autoinmunes, es por ello que se considera un Modulador de la Respuesta Biológica.
La ozonoterapia mejora los procesos fisiológicos degenerativos del organismo, mejorando la calidad de vida y la capacidad de trabajo, sobre todo, cuando se comienzan a notar esos efectos. Compensa y retarda el deterioro que se produce en el organismo con el envejecimiento, de ahí la justificación de su aplicación a personas sanas, y con mayor razón a adultos mayores o con problemas de salud.

CAMPOS DE APLICACIÓN DE LA OZONOTERAPIA

La ozonoterapia es natural, no tiene efectos secundarios, ni se contrapone con otros tratamientos médicos. Sus aplicaciones son óptimas para todos los problemas de epidermis: hongos, herpes, soriasis, llagas, quemaduras, infecciones, úlceras, gangrenas, pié diabético, erupciones, fisuras y  fístulas anales y también para diabetes, hepatitis, hígado graso, cirrosis, artritis, artrosis, Parkinson, Alzheimer,  gastritis, helicobacter pylori, cáncer, sida, etc.

.

El ozono actúa como un agente germicida local, creando un medio aerobio para gérmenes, virus,  bacterias y hongos que son incapaces de sobrevivir en atmósferas con una elevada concentración de ozono. Este método es utilizado principalmente en patología vascular (gangrena instaurada, ulceraciones, cicatrización y desinfección de heridas, quemaduras, infecciones poli microbianas de pacientes diabéticos). 
Ozonoterapia en el campo de la Estética: 
La piel  está expuesta a las contaminaciones ambientales y puede tener ácaros, hongos, gérmenes, virus, bacterias, esporas, acné, herpes, soriasis y ser afectada  por hechos traumáticos (uñeros, cortaduras, quemaduras, llagas, pié diabético, etc.). Cuando nuestra piel es afectada y rota su estructura, se producen procesos infecciosos de distintas características y morfologías: máculas, pávulas, nódulos, escamas, costras, pústulas, quistes, ampollas, fisuras, fístulas, esorciones, úlceras, atrofias, vesículas, escoriaciones, eritemas, etc.

El ozono es el más poderoso regenerador celular que existe, regenera las células de cualquier órgano del cuerpo, especialmente de la piel, nuestro órgano más grande, que es afectado por los contaminantes ambientales, cloro, lejías, jabones, detergentes, gases tóxicos, metales, los rayos solares y ultravioletas que la envejecen y la enferman. El ozono nutre y rejuvenece la piel, atenúa arrugas y líneas de expresión, elimina radicales libres, ácaros, hongos, gérmenes, virus, bacterias, esporas; desinfecta y cicatriza acné, quemaduras, llagas, heridas, úlceras, tiñas, pie diabético, soriasis, herpes simple y zoster, y heridas del post operatorio a las que acelera su cicatrización.
Con ozono se elaboran aceites, cremas, geles y emulsiones para el tratamiento de la piel.
Vía local:
Aplicación con Bolsa: Las extremidades se introducen dentro de una bolsa plástica en la cual se hace fluir ozono. En el tronco, muslos, mejillas y cuello se aplica con una campana de vidrio en periodos cortos de 10 a 15 minutos, tres veces por semana. Este método es utilizado principalmente en patología vascular (gangrena instaurada, ulceraciones, cicatrización y desinfección de heridas, infecciones poli microbianas de pacientes diabéticos, etc.). El ozono cicatriza acné, llagas, quemaduras, úlceras, herpes, soriasis,  pié diabético y es  óptimo en el post operatorio porque evita infecciones y acelera su cicatrización.
En la cabeza se aplica colocándose un gorro plástico dentro del cual se insufla  ozono. El ozono es el mejor tratamiento capilar que existe, elimina hongos, caspa y seborrea, contrarresta el daño causado en el cuero cabelludo por los tintes, fortalece los folículos pilosos evitando la caída excesiva del cabello, nutre el cuero cabelludo para que crezca nuevamente el cabello que se cayó, evitando la calvicie. Mantiene el cabello sano, sedoso y con un brillo resplandeciente.
Aplicación Anal: La insuflación anal se realiza con una jeringuilla de  60 cc. o directamente con una sonda fina como un enema, durante 30 segundos, en 2 sesiones semanales.

Mejora el funcionamiento de todos los órganos internos: hígado, páncreas, vesícula, bazo, riñones colon, intestino, estómago. Actúa sobre las células de la mucosa  colorectal, rejuvenece, elimina radicales libres, deshechos ácidos, bacterias, protozoos y cicatriza fisuras y fístulas anales.

El paciente debe tener los intestinos semi vacios, o se le debe poner un enema antes de aplicarle ozono. El ozono actúa directamente sobre las células de la mucosa colorectal y se distribuye a otros órganos como el hígado, páncreas, vaso, riñones y vesícula biliar. Esta técnica se aplicará en casos de  recuento viral de seropositivos, tumores, cáncer, leucemia, en casos de hepatitis C aguda o crónica y en casos de enfermedades de origen intestinal.

Aplicación Vaginal: La insuflación vaginal se realiza con una sonda fina descartable durante 60 segundos y es óptima para infecciones, micosis, vaginitis, candidiasis, tricomonas.
Hidroterapia de Colon: Se introducen por el ano, mediante un rigador, dos litros de agua que ha sido ozonizada durante 15 minutos, la que debe mantenerse al menos 5 minutos en el interior del paciente para eliminar deshechos ácidos y  toxinas acumuladas en el colon y en los intestinos. Dado su altísimo poder oxidante, se combina con los radicales libres permitiendo así su fácil eliminación. Otra de las características del ozono es su gran poder germicida, que termina en pocos segundos con todo tipo de bacterias, virus, hongos, protozoos, cándidas, esporas y actúa sobre  cualquier otro desequilibrio de la flora intestinal. Permite la desintoxicación de los órganos encargados de la limpieza interna, hígado, vías biliares y riñones. Además oxigena el intestino y el colon desprendiendo las heces retenidas permitiendo así una notable mejoría de sus funciones.
Aplicación local invasiva: Aplicación por inyectado subcutáneo, intraarticular intraarterial, intramuscular y hernia discal. El procedimiento consiste en inyectar a modo de infiltración pequeñas concentraciones de la mezcla ozono/oxígeno directamente en la zona a tratar, durante 10 sesiones.
Inyección intradérmica: Se toma en una jeringa hasta 50 cc. de ozono y se inyecta intradérmicamente con una aguja de mesoterapia, distribuyéndolo en la zona deseada, en porciones de 1 a 2 cc. por punto.
Inyección intramuscular: Se toma en una jeringa 20 cc. de ozono y se inyecta muy lentamente en el músculo, con aguja intramuscular de 3 – 4 cm. Puede hacerse, inclusive, en los músculos paravertebrales.
Inyección intraarticular: Se toma en una jeringa de 10 a 20 cc. de ozono y se inyecta muy lentamente en la cápsula articular, con aguja de 4 cm.
Inyección peri-articular: Se toma en una jeringa de 10 a 20 cc. de ozono y se inyecta intradérmicamente con una aguja de mesoterapia, distribuyéndolo en la zona peri articular.
Inyección intradiscal: Debe realizarse en quirófano y con amplificador de brillantez. Se emplea una aguja especial que permite penetrar el disco desde un abordaje percutáneo, y se inyecta parte del ozono de 30 a 40 cc., después de lo cual se retira hasta el nivel del foramen, donde se inyecta el resto del ozono, de 10 a 20 cc.
Dependiendo de la patología y del estado del paciente, pueden emplearse una o más técnicas de aplicación combinadas. El número y frecuencia de aplicaciones depende del estado del paciente. En general se necesitan entre 5 y 15 sesiones, a excepción de la intradiscal que se aplica una sola vez.
Vía hemática o endovenosa:
Gran Autohemotransfusión: En un ambiente  estéril, se extraen y se tratan con ozono unos 100 – 250 cc. de sangre del paciente, que se re transfunde inmediatamente, en forma de infusión gota a gota.
Pequeña Autohemotransfusión: Se extraen 10 a 20 cc. de sangre al paciente, se mezclan con 10 cc. de ozono y se inyectan por vía endovenosa.
Aplicación Endovenosa: Se comienza aplicando vía endovenosa 10 cc. de ozono lentamente en 5 minutos y se aumenta la dosis progresivamente hasta inyectar 20 cc. de ozono en 10 minutos. El ozono circula en el torrente sanguíneo, regenera las células de todos los órganos del cuerpo, rejuvenece, mejora el sistema inmunológico, activa la circulación, reduce el nivel de lípidos, elimina radicales libres, toxinas y deshechos ácidos del organismo.
Es óptimo para pacientes con  diabetes, hepatitis, hígado graso, cirrosis, cáncer, leucemia, sida, tumores. Se aplica en casos de inmunodeficiencias, a pacientes con un deficiente aporte de oxígeno a los tejidos, enfermedades degenerativas e infecciones microbianas.                             Por mecanismos naturales, el ozono es un potente inmuno estimulante, elimina las migrañas, el dolor y la inflamación de cualquier parte del cuerpo.
No se debe aplicar vía endovenosa a embarazadas, ni a pacientes con infartos cardíacos, ni a hipertensos no controlados, porque el ozono eleva levemente la presión arterial.