• Home
  • ESTERILIZA FRUTAS Y VERDURAS

OZONO ESTERILIZA FRUTAS Y VERDURAS

Las frutas y vegetales se contaminan porque los sembríos muchas veces son regados con agua contaminada, de canales, acequias, lagos, lagunas y abonadas con estiércol de animales. Además, sus cultivos son fumigados con herbicidas y pesticidas y que contienen químicos nocivos para la salud. También porque la cosecha, el manipuleo y el transporte muchas veces  no se hacen en condiciones óptimas de higiene.

Como consecuencia, a nuestra casa llegan frutas y vegetales contaminados que pueden ser la causa de muchas enfermedades. Si por higiene los pelamos y desechamos la cáscara, botamos la mayor cantidad de vitaminas y la fibra necesaria para una buena digestión, contenidas en ella.

El ozono, que es el mejor esterilizante, nos permite ingerir frutas y vegetales con cáscara y libres de contaminantes, puesto que oxida la materia orgánica y compuestos inorgánicos, destruyendo microorganismos patógenos como gérmenes, virus, bacterias, hongos, algas, estafilococos, colibacilos, estreptococos, coniformes fecales, amebas, esporas, protozoarios, cloro, pesticidas, herbicidas, fenoles y otros químicos dañinos.

Al ingresar ozono en las piscinas de lavado de frutas y vegetales, a éstos se les elimina el látex y todos los microorganismos contaminantes. El ozono juega un papel importante en estos procesos, pues a diferencia de otros productos, no deja residuos químicos en los alimentos ni en el agua de lavado.

OZONO EN LA CONSERVACIÓN DE FRUTAS Y VERDURAS

El aumento de las exigencias de los consumidores y de las certificaciones de calidad, ha  creado la necesidad de utilizar ozono en el lavado, transporte, almacenamiento y en la conservación de frutas y verduras en las cámaras de frío. Este gas se ingresa a la atmósfera del transporte o local donde se procesa o almacena los productos.

Bajo condiciones de alta humedad relativa y  temperaturas próximas a las de congelación, el ozono controla el crecimiento de bacterias, hongos, levaduras,  y olores causados por materia orgánica.

Entre las bacterias que contaminan los ambientes de conservación, y que se controlan mediante el  ozono, se encuentran familias tales como: Pseudomonas, Flavobacterium, Streptococcus, Legionella,  y entre los hongos, muchos pertenecen a los géneros Cándida Aspergillus (A. Niger y A. Fumigatus).

En el caso particular de los hongos y bacterias causantes de degradación de los tejidos vegetales, el ozono es también efectivo contra las esporas de aquellos que se propagan y reproducen por esta vía.

.
Las esporas son muy resistentes, cuando las condiciones les resultan adversas, y pueden permanecer largo tiempo en estado latente, trasladándose de lugar a través del aire y otros medios, hasta encontrar nuevamente condiciones de temperatura y humedad propicias, en cuyo caso darán lugar a una nueva infección. Es por ello que las infecciones por microorganismos esporulados son extremadamente difíciles de erradicar por otros agentes, y en tales casos el ozono brinda una protección muy eficaz.

El ozono ingresando en estado gaseoso a las cámaras de frío destruye microorganismos patógenos como gérmenes, virus, bacterias, hongos, estafilococos, colibacilos, estreptococos, coniformes fecales, amebas, protozoarios, algas, cloro, pesticidas, herbicidas, fenoles.

Por sus cualidades químicas, destruye los gases etilénicos que durante la conservación desprenden las frutas y verduras, retrasando su maduración entre un 20 y un 30% lo que prolonga su tiempo de almacenaje, e impide que se transmitan olores y/o sabores de una especie a otra.

Por el alto grado de difusión de hongos y esporas en los lugares de manipulación y en las cámaras frigoríficas se producen pérdidas que oscilan entre el 4% y el 14%, como promedio, las que se evita con la ozonización de tales ambientes.