• Home
  • TRATA AGUAS RESIDUALES

TRATA AGUAS RESIDUALES

Superozon modelo industrial, descontamina aguas residuales urbanas, industriales (alimenticia, ganaderas, porcinas, avícolas, empacadoras, veterinarias, farmacéuticas, papeleras, textil, siderúrgicas, mineras, refinerías), que contienen microorganismos,  materia orgánica e inorgánica, sólidos, gases, grasas, aceites, químicos, solventes, detergentes, fenoles, lubricantes, toxinas, . pesticidas, sulfuros, metales, cromo, cadmio, plomo, mercurio, amoniaco y sustancias radiactivas procedentes de la minería.

.

Gran parte de las aguas residuales se vierten sin tratamiento en alcantarillas, esteros  y ríos,  lo que constituye un grave problema, pues reduce la calidad de grandes volúmenes de agua y, a veces, se infiltran en los acuíferos contaminando los recursos hídricos subterráneos.

El Ozono es natural, amigable con el medio ambiente, altamente oxidante y 3000 veces más potente que el cloro en la destrucción de contaminantes. También destruye esporas, hongos, moho, gérmenes, virus, bacterias.

Superozon burbujea ozono en las aguas residuales depositadas en una cisterna  a la que reduce su carga microbiana para que sea reutilizada o vertida en corrientes de aguas o descargada en las alcantarillas. También, mediante un venturi conectado en la red de recirculación de aguas residuales, Superozon le inyecta ozono y le reduce su carga microbiana. Antes de insuflar ozono al agua, es necesario eliminarle grasas y elementos sólidos.

.

Superozon trata con éxito aguas residuales de importantes empresas de varias ciudades Ecuador.

Mecanismos de Acción:

Cuando el ozono es inyectado en el agua residual, puede ejercer su poder oxidante mediante dos mecanismos de acción:
•    Oxidación directa de los compuestos mediante el ozono molecular.
•    Oxidación por radicales libres hidroxilo.

Estos radicales libres, generados en el agua por combinación de ésta con las moléculas de ozono, constituyen uno de los más potentes oxidantes, con un potencial de 2,80 V. No obstante, presentan el inconveniente de que su vida media es del orden de microsegundos, aunque la oxidación que llevan a cabo es mucho más rápida que la oxidación directa por moléculas de ozono.

De los oxidantes más utilizados en el tratamiento de aguas, los radicales libres de hidroxilo y el ozono tienen el potencial más alto (son los más oxidantes). Ello explica la gran eficacia del ozono como desinfectante, así como su capacidad para oxidar materia orgánica del agua, eliminar olores y sabores desagradables, y degradar compuestos químicos de diversa naturaleza.

Dependiendo de las condiciones del medio, puede predominar una u otra vía de oxidación:

•    En condiciones de bajo PH, predomina la oxidación molecular.
•    Bajo condiciones que favorecen la producción de radicales hidroxilo, como es el caso de un elevado PH, exposición a radiación ultravioleta, o por adición de peróxido de hidrógeno, empieza a dominar la oxidación mediante hidroxilos.

Oxidación de materia orgánica

El desarrollo de plancton en las paredes de conductos y depósitos de agua se conoce como película biológica o biocapa que está compuesta por microorganismos, materia orgánica, residuos y materia inerte, que constituyen un hábitat idóneo para los microorganismos, proporcionándoles alimento y protección frente a los desinfectantes, por lo que actúa como reservorio de bacterias y protozoos.

Otra consecuencia de la película biológica es que puede ser responsable de la corrosión del sistema. Esta corrosión se produce cuando los microorganismos que la integran (bacterias ferruginosas o sulfato-reductoras) producen compuestos metabólicos como el SH2, que causan corrosiones importantes en el metal; se aprecia entonces una elevación del contenido en hierro del agua.

La película biológica, asimismo, constituye un lecho ideal para que se acumulen diversos minerales dando lugar a incrustaciones, que en casos extremos pueden llegar a obstruir los conductos del agua. Una ozonización elimina todos estos inconvenientes, al ser capaz de destruir, tanto a las bacterias y demás microorganismos, como la materia orgánica que les sirve de sustento.

Oxidación de materia inorgánica

El ozono, gracias a su alto potencial redox, además de proporcionar una eficaz desinfección y reducir la DBO5, es capaz de eliminar compuestos como cianuros y fenoles, precipitar el hierro y el manganeso, mejorar los caracteres organolépticos del agua (olor, aspecto y sabor) y favorecer la nitrificación (oxida los nitritos, compuestos tóxicos para la fauna acuática, a nitratos.)

En el caso de pretender utilizarse un agua residual terciaria, por ejemplo, para el llenado de acuíferos de uso estético (uno de los usos con requisitos de calidad menos restrictivos), el tratamiento avanzado con ozono eliminaría los problemas de olores desagradables o eutrofización, además de garantizar la ausencia de microorganismos indeseables y potencialmente peligrosos para la salud humana (Legionella.)